lunes, 29 de noviembre de 2010

Ese Animal

Nunca temió mi sangre
jamás borró las lunas
de nuestro calendario
minucioso construyó alas
en la cima de mis nervios
y ahí
regocijado
colocó espejos en las puntas
de todas mis mujeres

él y solo él
supo encontrar
el animal gozoso
de mis días siniestros

Nora Méndez

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Escribir el Instante

Escribir el instante
que no es poco.
Inventarlo, intentarlo
con palabras indóciles.
Acomodar los signos
en desacuerdo con el día.
Saber un poco más
o un poco menos.
Y adivinar que mañana
habrá otro borrador indescifrable.

Teresa Martín Taffarel

viernes, 19 de noviembre de 2010

A Tí

Al calor de tu forma progresa mi sangre, en el aire
de sueño
el clima para lo solo eres tú
-una sombra canta para ti en el fondo del agua al
compás de mi corazón
y en tu mirar mis ojos están silenciosos por la música
al soplo de la luz,
en el cielo y en la oscuridad.

Esta noche reuno tu forma,
el eco de tu boca en medio de una olvidada canción
-y te doy un abrazo.

Jaime Saenz

viernes, 12 de noviembre de 2010

Los Amantes

Los amantes se tienden en el lecho
y suavemente van ocultando las palabras y los besos.
Están desnudos como niños desvalidos
y en sus sentidos se concentra el mundo.
No hay luz y sombra para sus ojos apagados
y la vida no tiene para ellos forma alguna.

La hermosa cabellera de la mujer puede ser una rosa,
el agua tibia o un surtidoe enamorado.
El fuego es solamente un golpe oscuro.
Los amantes están tendidos en el lecho.

Oscar Acosts

viernes, 5 de noviembre de 2010

Si Volviera

Si volviera sería sólo fantasma
aunque hojas de palmera abaniquen mi rostro
tu no me veras como en aquellas noches de vigilia
en mi rebelión te perdí
ahora sólo soy mascaron de proa
de un barco que no llegará

Nohemí Sosa

jueves, 30 de septiembre de 2010

Para besarla

Y aunque la he besado
Mil veces al día
Desearía hacerte millones
Y continuo sin retrasa
Pero ella puede sonreír solamente
Porque cada beso está del corazón
Y ella sabe que el beso es sin fin
Era esta manera del comienzo
Pero en cada pequeño tacto
Los labios desean más
Pero qué más él desea
Cuando cada uno es desemejante antes
Y dentro del profundo abrazar
Se siente el calor abunda
Y ella debe sentir por siempre esto
Aun cuando no estoy alrededor
Para la distancia no está un problema
O algo causar un dolor
Para ella sabe que está viniendo el beso siguiente
Repetidas veces y otra vez

Brian Williams

viernes, 24 de septiembre de 2010

Romance

Para cada rasgón que cae
Estaré allí para ti
Para cada pulgada de dolor que te sientas la sentiré a
Estaré allí para ti contra viento y marea
Seré tu roca cuando me necesitas ser
Estaré siempre allí para ti
Para cada dolor del corazón te sientes
Lo siento a
Para cada onza de miseria te sientes
La siento a
Qué haces siempre que las marcas que lastimaste
La sentiré
El amor no es algo de el cual tú o yo puede funcionar
Es una sensación como ningún otra
Cuando gritas
Gritaré con ti
Contra viento y marea estaré siempre allí para ti
Cuando te sientes como ti no tener nada a la izquierda vivir para
Recordarme
Estaré siempre allí para ti
Para cada vez que sonríes
Sonreiré con ti
Para cada rasgón que gritas fuera de alegría
Gritaré con ti
Estaré siempre allí para ti

Elizabeth C. Terpening

viernes, 17 de septiembre de 2010

Te amé

Te amé;
incluso ahora puedo confesar,
Algunas ascuas de mi amor que su fuego conserva;

Pero no dejarlo causarte más señal de socorro,
No deseo entristecerte otra vez.

Desesperado y lengüeta-atado, con todo te amé querido
Con punzadas el celosos y el tímidos saben;

Te amé tan blando, tan sinceramente,
Ruego la concesión del dios otro amor tú tan.

Alexander Pushkin

viernes, 10 de septiembre de 2010

Te digo adiós

Te digo adiós y, acaso, te quiero todavía,
no puedo olvidarte, pero te digo adiós.
No sé si me quisiste, no sé si te quería,
o tal vez nos quisimos, demasiado, los dos.

Ese cariño nuestro apasionado y loco,
me lo metí en el alma, para quererte a ti.
No sé si te amé mucho, no sé si te amé poco,
pero sé que nunca volveré a amar así.

Te digo adiós y, acaso, con esta despedida
mis mejores sueños mueren dentro de mí.
Pero te digo adiós, para toda la vida
aunque toda la vida siga pensando en ti.

José Ángel Buesa

viernes, 3 de septiembre de 2010

Celos

Al saber la verdad de tu perjurio,
loco de celos, penetré en tu cuarto . . .

Dormías inocente como un ángel,
con los rubios cabellos destrenzados,
enlazadas las manos sobre el pecho
y entreabiertos los labios . . .

Me aproximé a tu lecho, y de repente
oprimí tu garganta entre mis manos.
Despertaste. . . Miráronme tus ojos . . .
Y quedé deslumbrado,
igual que un ciego que de pronto viese
brillar del sol los luminosos rayos!

Y en vez de estrangularte, con mis besos
volví a cerrar el oro de tus párpados!

Francisco Villaespesa

domingo, 30 de mayo de 2010

Antigua luz

presumida elegante libertina
antigua luz que sube graderías
peldaños
y miríadas de mirlos
que todos miran más allá del día
sin doctrina ni sombra ni demonio
donde cantan altivas serenatas
que escriben las derrotas del que nada
y los ríos de sangre del que nace

Enrique Fierro

miércoles, 26 de mayo de 2010

Espejito de mano

Mírate bien, hoy eres
una cara de trapo al fondo del aljibe,
un perfil oxidado que ondea bajo el agua.
Te advertí, te lo dije,
el espejo, ese imbécil, compra muebles usados
y trabaja en el rostro con cuchillos sin filo.
Mírate bien, hoy somos
el ladrido del viento, te advertí, te lo dije,
es un sepulturero que cobra como artista.
Seguro ya te olió.
Su corazón helado
vende casas de polvo en los despeñaderos.
Mírate bien, hoy eres
un hospicio, un extraño,
reverso de una imagen que se repite y dice :
uno de los dos está muerto.

Jorge Boccanera

domingo, 16 de mayo de 2010

domingo, 9 de mayo de 2010

El Corazón

Dicen que es del tamaño
de mi puño cerrado.
Pequeño, entonces,
pero basta
para poner en marcha
todo ésto.

Es un obrero
que trabaja bien
aunque anhele el descanso,
y es un prisionero
que espera vagamente
escaparse.

Alaide Foppa

miércoles, 17 de marzo de 2010

Nadie me Besa

Nadie me besa y a veces
nostalgia de labios siento,
y estoy siempre triste y sólo
con mis penas y mis versos.
Cuando vuelvo por las tardes
pensativo y soñoliento,
sobre mi espejo me inclino
y me embriago de besos

Juan Ramón Jiménez

miércoles, 10 de marzo de 2010

Allá va el olor

¡Allá va el olor
de la rosa!
¡Cójelo en tu sinrazón!

¡Allá va la luz
de la luna!
¡Cójela en tu plenitud!

¡Allá va el cantar
del arroyo!
¡Cójelo en tu libertad!

Juan Ramón Jiménez

viernes, 5 de marzo de 2010

Dime que Sí

Dime que sí,
compañera,
marinera,
dime que sí.

Dime que he de ver la mar,
que en la mar he de quererte.
Compañera,
dime que sí.

Dime que he de ver el viento,
que en el viento he de quererte.
Marinera,
dime que sí.

Dime que sí,
compañera,
dime,
dime que sí.

Rafael Alberti

lunes, 1 de febrero de 2010

Pepita de ají

Soy chiquitito como una pepita de ají
pero tengo un corazón grande
para ¡quererte a tí!..

sábado, 30 de enero de 2010

Contigo

¿Mi tierra?
Mi tierra eres tú.

¿Mi gente?
Mi gente eres tú.

El destierro y la muerte
para mi están adonde
no estés tú.

¿Y mi vida?
Dime, mi vida,
¿qué es, si no eres tú?

Luis Cernuda

martes, 26 de enero de 2010

Visión

¿Eres un imposible? ¿Una quimera?
¿Un sueño hecho carne, hermosa y viva?
¿Una explosión de luz? Responde esquiva
maga en quien encarnó la primavera.

Tu frente es lirio, tu pupila hoguera,
tu boca flor en donde nadie liba
la miel que entre sus pétalos cautiva
al colibrí de la pasión espera.

¿Por qué sin tregua, por tu amor suspiro,
si no habré de alcanzar ese trofeo?
¿Por qué llenas el aire que respiro?

En todas partes te halla mi deseo:
los ojos abro y por doquier te miro;
cierro los ojos y entre mí te veo.

Julio Flórez

miércoles, 20 de enero de 2010

Tu Voz

Emboscado en mi escritura
cantas en mi poema.
Rehén de tu dulce voz
petrificada en mi memoria.
Pájaro asido a su fuga.
Aire tatuado por un ausente.
Reloj que late conmigo
para que nunca despierte.

Alejandra Pizamik

domingo, 17 de enero de 2010

Amarte es esto...

amarte es esto:
una palabra que está por decir
un arbolito sin hojas
que da sombra

Juan Gelman