miércoles, 20 de enero de 2010

Tu Voz

Emboscado en mi escritura
cantas en mi poema.
Rehén de tu dulce voz
petrificada en mi memoria.
Pájaro asido a su fuga.
Aire tatuado por un ausente.
Reloj que late conmigo
para que nunca despierte.

Alejandra Pizamik

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada