domingo, 9 de mayo de 2010

El Corazón

Dicen que es del tamaño
de mi puño cerrado.
Pequeño, entonces,
pero basta
para poner en marcha
todo ésto.

Es un obrero
que trabaja bien
aunque anhele el descanso,
y es un prisionero
que espera vagamente
escaparse.

Alaide Foppa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada