martes, 9 de octubre de 2012

A la luz de la razón

Como el deseo silente que envenena nuestro amor
Igual que las melodías que te incitan a bailar
Parecido a los reflejos de la Luna sobre el mar
Idéntico a los sucesos que nos producen dolor

Hemos buscado en el tiempo algo para recordar
Y venimos de encallar en una zona prohibida
Y al intentar rehacer nuevamente nuestra vida
Es entonces cuando vemos que difícil es amar.-

Suena el sonido abreviado del día en su despertar
Y las aves, como antaño, se disponen a emigrar
Atraviesan nuestro cielo donde apenas queda espacio
Para amarnos como antes, besándonos muy despacio.

Al compás de una guitarra suavemente acariciada
Al principio de un camino que no nos conduce a nada
A vueltas con la ilusión de una relación tardía
Vemos como pasa el tiempo, ya de noche, ya de día.-

Son reproches lo que salen a veces por nuestras bocas
Levemente distanciadas por el fin de la ilusión
Son pasos desajustados, llenos de vacilación
Que apenas dan esperanza o si la dan, es muy poca.-

Yo no quiero reprocharte el hecho que no me quieras
Ni que suspires por irte en cuanto estás a mi lado
Si es un mohín de disgusto lo que de mi parte esperas
Pienso que tal vez aguardas en el lado equivocado

Porque tu viniste a mí con todas las garantías,
Sin taras que te impidiesen emplear tu corazón
Puede que nada resulte tan fácil como sería
Explicar un sentimiento a la luz de la razón.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario