viernes, 29 de abril de 2016

Manos

¡Ay tus manos cargadas de rosas! Son más puras
 tus manos que las rosas. Y entre las hojas blancas
 surgen lo mismo que pedazos de luceros,
 que alas de mariposas albas, que sedas cándidas.

 ¿Se te cayeron de la luna? ¿Juguetearon
 en una primavera celeste? ¿Son de alma? ...
Tienen esplendor vago de lirios de otro mundo;
deslumbran lo que sueñan, refrescan lo que cantan.


 Mi frente se serena, como un cielo de tarde,
 cuando tú, como tus manos, entre sus nubes andas;
si las beso, la púrpura de brasa de mi boca
empalidece de su blancor de piedra de agua.

 ¡Tus manos entre sueños! Atraviesan, palomas
de fuego blanco, por mis pesadillas malas,
y, a la aurora, me abren, como son luz de ti,
 la claridad suave de oriente de plata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada