jueves, 30 de junio de 2016

Madrigal

Ven a mí que vas herido
 que en este lecho de sueños
 podrás descansar conmigo.

 Ven, que ya es la media noche
y no hay reloj del olvido
 que sus campanadas vierta
 en mi pecho dolorido

 Tu retorno lo esperaba.
 De un ángulo de mi vida
 voz sin voz me lo anunciaba.