miércoles, 30 de agosto de 2017

Llenas de color mi vida

Llenas de color mi vida,
 alumbras mi despertar,
 te quiero más cada día
 y no te pienso olvidar.

 Los destellos del atardecer
 son muy hermosos,
 pero no pueden compararse
 con el brillo de tus ojos.

 El amor es una cosa
 que no se puede ocultar,
 si no lo cuenta tu boca,
 te traiciona el suspirar.

 Cuando el mar se seque
 y el sol deje de brillar,
 ese será el día
 en que yo te deje de amar.

 Si tuviera que hacerte un regalo,
 te regalaría un espejo,
 porque después de ti,
 lo más bonito es tu reflejo.

 El cristal de mi ventana
 lo empaño con mi aliento,
 en él escribo tu nombre
 y después lo borro a besos.

 Te quiero más que a mi madre,
 y siento que estoy pecando,
 pues ella me dio la vida
 y tú me la estás quitando.

 La naranja nació verde
 y el tiempo la maduró,
 mi corazón nació libre
 y el tuyo lo cautivó.

 A menudo me pregunto
dónde está la perfección,
 sólo cuando te miro
encuentro la solución.

 Dicen los dioses
 y afirman los sabios
 que para entrar en el cielo
 hay que besar tus labios.

 Si esta noche te asomas a la ventana
 y sientes frío,
 no creas que fue el viento,
 que fue un suspiro mío.

 Si tu cuerpo fuera cárcel
y tus brazos cadenas,
 no se me ocurre mejor sitio
 para cumplir mil condenas.

 Necesito el corazón
 porque me hace vivir,
 pero más te necesito
 porque lo haces latir


. A veces me pregunto
 por qué la vida es tan bella,
 ahora sé la razón:
 Porque estás tú en ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario